Historia del Lenguaje de Señas en Chile ..

La Primera Escuela de Sordos de Chile fue fundada en 1852 y hoy es llamada Escuela de Niños Sordos Anne Sullivan. Los primeros profesores de esta escuela fueron profesores franceses que trajeron la lengua de señas usada en Francia en ese tiempo. Actualmente aún hay similitudes, que alcanzan apenas al 40% de la lengua de señas chilena, ya que esta ha ido cambiando y progresando según ha sido el progreso del nivel cultural de los sordos.
Se sabe que hacia los comienzos del siglo XX un grupo de quince sordos se reunía en la Plaza de Armas, formando así la primera "Asociación". En el año 1913, el Sr. Robert Kelly Gray, quien era sordo, inició los trámites para la fundación de la “Sociedad de Sordomudos de Chile”, denominada actualmente "Asociación de Sordos de Chile", lograda finalmente el 24 de octubre de 1926.
La "Agrupación Chilena de Instructores e Intérpretes del Lenguaje de Señas" ACHIELS creada en 1996 es una corporación nacional privada, autónoma, filantrópica y sin fines de lucro, cuyos miembros trabajan en conservar, investigar y difundir la lengua de señas. Esta agrupación empezó a funcionar como respuesta a la carencia de un diccionario que recopile las diversas señas del país. Algunas instituciones de sordos han confundido el rol de ACHIELS, y le han atribuido un estatus de autoridad en la Lengua de Señas Chilena, sin embargo su labor se limita a la investigación de esta lengua a nivel nacional para el beneficio educativo de miles de niños y jóvenes sordos.
La Lengua de Señas Chilena consta de aproximadamente unas 3.000 señas que, solas o conjuntas, tienen significado. Para la lectura y escritura es básico el manejo del lenguaje dactilológico, ya que dada la poca retroalimentación auditiva de las personas sordas, estas solo aprenden a escribir correctamente, en la medida que leen y también en la medida que son reforzados en el uso correcto de la lengua.
La Lengua de Señas Chilena, al igual que muchas otras lenguas, no es uniforme a nivel nacional, ya que se desarrolla de acuerdo a la realidad geográfica, histórica, política, económica, social y cultural de determinados lugares. En los últimos años se ha podido comprobar la existencia de mayor concordancia, armonía y similitud entre las señas utilizadas por las distintas regiones que componen el país, incluso en lugares apartados por enormes distancias. Esto contrasta con la diferencia que existe y se produce entre la Región Metropolitana y el resto de las regiones, donde las señas no guardan relación, tienen distinto significado, no existen o son simplemente desconocidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada